Ha muerto Paul Newman: los ojos azules se cerraron

Ha muerto Paul Newman, uno de los últimos grandes. Aquejado de un cáncer desde hace tiempo, los ojos azules más inolvidables del cine se cerraron ayer en su casa, como había pedido, lejos de la morbosa curiosidad de los medios, como también había solicitado sabedor que muchos estaban buscando la imagen destruida del mito y junto a su mujer Joanne Woodward, con la que mantuvo una larga relación de varias décadas prácticamente única en Hollywood.

Newman empezó su carrera con la carga que suponía la comparación con otro joven actor recién fallecido, James Dean. Debía continuar la carrera de este dando vida a personajes torturados, atractivos en su derrota. Pero, por suerte para todos nosotros, Newman fue mucho más que Dean. Y, para ello, debió vencer dos inconvenientes que han lastrado la carrera de muchos

El primero, su propia belleza, que a punto estuvo de encasillarlo en personajes sin demasiada personalidad, pero de lo que supo huir gracias, sobre todo, a la personalidad que poseía y que hacía que, junto a la seducción que ejercía (seducción que atraía a las mujeres pero que, curiosamente, no molestaba a los hombres) supiera dotar a sus creaciones de algo más. Como suele pasar con las grandes estrellas, cuando uno ve a un personaje interpretado por Newman, no solo ve la ficción, sino también la impronta del actor.

El segundo inconveniente fue su adscripción al famoso Método, esa escuela de actuación inspirada por Stanislavsky y que tan proclive es a la sobreactuación. Si no, que le preguntes a De Niro, Brando, Dustin Hoffman y otros, tan dados a dejarse llevar por las muecas en cuanto les dan algo de manga ancha.

Sin embargo Newman pronto cogió el timón de su carrera. Sus personajes de perdedores con dignidad le dieron popularidad: “Marcado por el Odio”, “La Gata Sobre el Tejado de Zinc” (como se entendía a la pobre Taylor, intentando consumar un matrimonio roto), “La Leyenda del Indomable” o, quizás su creación más a rescatar, “El Buscavidas”, donde Eddi Felson debe aprender la derrota para poder crecer como persona ante “El Gordo de Minessotta” (Newman resucito el personaje décadas después en “El Color del Dinero”, en el que se merendaba a un Tom Cruise que, me parece a mi, siempre intentó ser Newman. Pobre de él).

Y todo sin olvidar dos de las cintas más divertidas, las que compartió con otro mito, Robert Redford. “El Golpe” y “Dos Hombres y un Destino” es una patada a aquellos que opinan que comercialidad y calidad no pueden estar unidas. Allá ellos.

“El Juez de la Horca”, “El Largo y Cálido Verano”, “Éxodo”…así hasta sesenta películas, con sus tropiezos, claro, pero que harán que nunca muera del todo. Los ojos azules se han cerrado, pero mejor recordarlo saliendo, junto a su amigo Redford, con pistolas en la mano, enfrentándose a la muerta segura en “Dos Hombres…”, con dignidad y sin bajar la cabeza.
WbW1qpYREik

Un comentario en “Ha muerto Paul Newman: los ojos azules se cerraron”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.