Los Pájaros (1963) de Alfred Hitchcock

Tal y como prometí hace unos días con motivo del anuncio del remake de “Los Pájaros”, paso a hablaros de la cinta original, que supuso uno de los mayores éxitos del director inglés en su carrera, así como una de las obras más inquietantes dentro del terror de la época.

Tres años se pasó Hitchcock preparando la adaptación del cuento de Daphne Du Maurier del mismo título, autora que no le era desconocida tras haber ya llevado a la gran pantalla su obra “Rebeca”. Es de sobras conocido la obsesión del realizador por tenerlo todo bajo control, con unos story-board que más tarde se filmaban casi al pie de la letra.

También es conocida su frase acerca de que nunca se debe trabajar con niños no con animales, pero, en esta ocasión, el maestro los dejo de lado por completo.

El argumento (el mcguffin, que diría el inglés) lo conoce todo el mundo: en una pequeña localidad costera estadounidense, comienzan a producirse ataques por parte de los pájaros. Son ataques que efectúan, no aves exóticas llegadas de otras partes, sino los pájaros con los que los lugareños han convivido toda la vida.

El reparto estaba formado por Tippi Hedren, en el papel de una rica joven que habita en el ciudad, por Rod Taylor, un abogado que se prenda de ella al conocerla en una pajarería y, finalmente, por una extraordinaria Jessica Tandy, que da vida a la madre de Taylor, una bruja que controla la vida de su hijo como sustituto de su difunto marido.

Son, sin embargo, las relaciones entre los personajes lo más endeble de la obra, aunque, realmente, nadie le da mucha importancia ante lo que sucede a su alrededor.

Hitchcock es capaz de sumergirnos en una localidad literalmente sitiada, aterrada ante el comportamiento de las aves (magistral la escena del colegio, cuando los pájaros se van posando, poco a poco, en uno de los columpios del patio, hasta llenarlo por completo), y, sobre todo, atemorizada con los que más suele asustar: lo desconocido.

Porque esa es la cuestión: nadie sabe por qué se producen los ataques. Al director nunca le gustó dar explicaciones (la que se da en la escena final de Psicosis fue una imposición del estudio, él no quería). Prefería dejar múltiples preguntas en el aire, simplemente mostrar los hechos e, incluso, ridiculizar las posibles teorías tal y como hace aquí en la escena que se produce en el bar de la ciudad: ¿castigo divino, contraataque de la naturaleza ante las agresiones humanas, el fin del mundo…?. Que cada cual se quede con la que prefiera.

FVDT4bWPypk

Un comentario en “Los Pájaros (1963) de Alfred Hitchcock”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.