“Testigo de Cargo”, 50 años de una pequeña obra maestra

dietrich09.jpg 

Se cumple en 2007 el 50 aniversario de una pequeña obra maestra del cine: “Testigo de Cargo”. Para los estudiantes de cine y para los que pretendan hacer una película de suspense, debería ser obligatorio echarle un vistazo a esta obra del gran Billy Wilder, a ver sí se les pega algo. 

El filme está basado en un relato breve de Agatha Christie, pero más cercano al género de “juicios” que a las novelas de misterio a las que la autora nos tenía acostumbrado. Su argumento gira en torno a un hombre acusado de haber asesinado a una viuda rica. El supuesto asesino contrata a un abogado bastante peculiar, semi-retirado por achaques de salud. Todo se complica cuando la esposa del acusado, su única coartada, se niega a declarar a su favor. 

A partir de ahí, una cinta llena de giros argumentales, con un magistral uso de los flashback y de la iluminación (se trata de una de las películas más oscuras de Wilder) y con un final totalmente sorprendente. 

Testigo de Cargo” es también una lección de interpretación. Aparte del actor que da vida al acusado de asesinato, Tyrone Power, destacan sobremanera Charles Laughton, que interpreta al abogado, y que hace uno de los mejores papeles de su, ya de por sí, inmejorable carrera. Y, frente a él, la actriz que se pone en la piel de la esposa, Marlene Dietrich, capaz con solo una mirada de expresar más que algunos actores con mil palabras. 

En definitiva una obra maestra del cine, cuyo mejor halago es que sigue fresca tras los años transcurridos (que es justo lo que les pasa a los clásicos”) y que aguanta perfectamente cada visionado a pesar de perder la sorpresa final después de verla. 

Mi consejo es que la vean y se olviden de los abogados de Grisham durante ese tiempo.

Op3zA9XaUKQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.