Los secundarios inolvidables de Hollywood

walterbrennanup.jpgpeterlorre.jpg 

Comentando el otro día la nueva película de John Travolta hablaba sobre la necesidad de que una película no cuente tan solo con buenos protagonistas. Los actores de reparto, los llamados secundarios, son fundamentales a la hora de que la estructura de la cinta sea coherente y que se convierta en un éxito a través del tiempo.

Quizás, este sea uno de los secreto por los que el cine de la época dorada de Hollywood ha permanecido siempre en la mente de los espectadores, que formen parte del acervo cultural de cada uno. Mucho más que el europeo, que posiblemente ha cultivado más un cierto cine llamado de “autor” y menos otros detalles como el que comentamos. Esto no es óbice para añadir que muchos de los mejores interpretes (y directores) de la Meca del Cine eran de procedencia europea.

Para homenajear a estos grandes interpretes se me ha ocurrido dar algunos nombres, una minoría sin duda, de esos que sustentan la historia a la sombra de los protagonistas. Estos son algunos de mis favoritos:

   Peter Lorre: Este pequeño actor (de estatura, no de talento) procedía de Hungría, aunque sus primeros trabajos los realizó en Alemania. De allí, como tantos otros, tuvo que emigrar por el ascenso de Hitler al poder y llegó a los Estados Unidos. Su extraño físico y su versatilidad, hacen que sea creíble tanto cuando interpreta al asesino de “M, el Vampiro de Dusseldorf”, como cuando hace del timorato cirujano plástico de “Arsénico por Compasión” o al poco escrupuloso Ugarte de “Casablanca”. 

  Sidney Greenstreet: Compañero del anterior en varias cintas de cine negro. El Gordo de “El Halcón Maltés” o el Ferrari de “Casablanca”, era de origen británico y se convirtió en una referencia dentro de Hollywood

  Walter Brennan: Un mito del cine. Cuenta Howard Hawks que cuando le hizo la prueba para “Tener y no Tener”, Brennan le preguntó: ¿Quiere que la haga con o sin?, a lo que el director le contesto pidiendo que aclarará esta frase. Brennan respondió: ¿con o sin dientes?. También en esta película ayudo a salvar alguna escena a Bogart que a veces llegaba con resaca al rodaje. Algunos críticos lo consideran el mejor actor de la historia y su participación, siempre como secundario, en “Río Rojo” o su interpretación genial del Juez de la Horca en “El Forastero” no desmienten la apreciación.

Dorothy Malone: Solo su escena en “El Sueño eterno” merecería que entrara en esta categoría, pero además la podemos ver en “Escrito por el viento”. Es para ponerle un altar a la actuación

Podrías seguir indefinidamente. Me dejo nombres como Thelma Ritter (La Ventana Indiscreta), Judy Hollyday (La Costilla de Adán) o la gran Hattie McDaniels (Lo que el viento se llevo) que consiguió el primer Oscar para una actriz negra. En fin, para todos ellos (y para los que me dejo): gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.