Cerdos salvajes, cuarentones sobre ruedas

cerdossalvajescine-300a.jpg

Era esperado el estreno de la película por el éxito obtenido en Estados Unidos, así como por el reparto lleno de nombres conocidos. Se trata de una comedia protagonizada por John Travolta, un abogado recién divorciado y con apuros económicos, Ray Liotta, miembro de una auténtica banda de moteros, Martin Lawrence, un escritor que vive a costa de su mujer y William H. Macy, un programador incapaz de entablar relaciones con las mujeres.

Su guión es un poco simple, un grupo de amigos pasados ya los cuarenta años, deciden animar su monótono y un poco patética vida y salir con su grupo de moteros (los cerdos salvajes) a la aventura. Como es normal tendrán numerosos problemas, incluida la típica historia romántica y se enfrentarán a una banda de verdad.
El problema es que, aparte de un guión que se antoja conocido, la comicidad de la cinta deja mucho que desear. Demasiados gags gruesos, con Lawrence y Allen (cómicos con gran éxito en su país, pero que aquí se antojan demasiado simples) llevándose la palma. Los chistes pronto se vuelven repetitivos, y al poco, cuando uno ve a H. Macy solo en pantalla, ya sabe que tardará poco en rodar por el suelo

La dirección es responsabilidad de Walt Becker (Van Wilder, animal party), director poco conocido por estos lares, pero que no parece brillar por su originalidad.
En definitiva, una película que a algunos podrá divertir, pero de las que se olvidan nada más encenderse las luces de la sala. Lo más divertido es la anécdota que ocurrió al principio del rodaje: los Ángeles del Infierno, la salvaja banda de moteros, demandó a la productora del filme para que retirasen su nombre de la película, concretamente de las chaquetas de los malos, puesto que era una marca registrada. Al igual que con la película, a los legendarios moteros solo les importa ya el dinero.

kshYfParUdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.