El ultimo show, el testamento de un mito

La obra postuma de Roberta Altman se estrena por fin en nuestras pantallas. El autor más independiente de Hollywood falleció el pasado mes de noviembre y nos dejo un legado cinematográfico de gran altura, como la mítica MASH o Nashville, sin olvidar El juego de Hollywood o Vidas Cruzadas. Como es habitual en este director, se trata de una historia coral, situada en una población del Estados Unidos profundo. Trata acerca de cómo se vive en el pueblo la última emisión de una pequeña emisora de radio local, a punto de ser engullida por una gran empresa, como ocurre en otros tantos campos.

Si bien no decepcionara a los incondicionales de Altman, cabe apuntar que quizás para el gran público, la cinta pueda ser incomprendida, cosa nada extraña, por otra parte, en este director. Exceptuando MASH, con una vocación más internacional por el tema tratado, el universo de sus obras suele ser demasiado localista. Por esto, es difícil que, fuera de los EE.UU, el ambiente del pueblo pueda ser comprendido y, mucho menos, que se produzca una identificación con él.

            Aún así, la película es un buen punto final a la carrera de Robert Altman. Su dirección sigue siendo lo mejor que podemos encontrar en la obra, sin dejar de lado las interpretaciones de Meryl Streep o del siempre estupendo Kevin Kline, que borda un personaje lleno de excesos, pero realmente divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.