Gabriel García Márquez y su amor por el cine

gabriel-garcia-marquez1.jpgTodos los conocen como uno de los escritores hispanoamericanos más relevantes de la literatura mundial. Uno de los máximos representantes del realismo mágico, ha sido ganador del premio Nobel de Literatura en 1982. Sus obras más emblemáticas: Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba, Del amor y otros demonios, El amor en los tiempos del cólera, Crónica de una muerte anunciada, etc.

Lo cierto es que también es un apasionado del séptimo arte. Siendo joven realizó un cortometraje surrealista La langosta azul, junto al pintor Enrique Grau, el escritor ?lvaro Cepeda Samudio y el fotógrafo Nereo López.

En los años cincuenta estudió cine en el Centro Experimentale Di Cinematografía de Cinecittà, en Roma. Muchas obras cinematográficas mexicanas de los sesenta fueron escritas por él quien, al igual que muchos intelectuales de la época, firmó los guiones con seudónimo. Se destacan: El gallo de oro (1964) -Roberto Gavaldón- y Tiempo de morir (1966) -Arturo Ripstein-.

La primera está basada en el cuento homónimo de Juan Rulfo, coescrita junto con el propio autor y el escritor mexicano Carlos Fuentes.

Entre 1965 y 1985 García Márquez participó en los siguientes filmes: En este pueblo no hay ladrones (1965), Juego peligroso (1966), Patsy mi amor (1968), Presagio (1974), La viuda de Montiel (1979), María de mi corazón (1979), El año de la peste (1979) -adaptación del libro de Daniel Defoe “El diario de la peste”-, y Eréndira (1983).

En 1986, apoyado por el Comité de Cineastas de América Latina, fundó la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños, en Cuba. Con esta institución, a la que le dedicó dinero de su propio bolsillo, dio apoyo financiero para la carrera de jóvenes cineastas provenientes de América Latina, el Caribe, Asia y ?frica. A partir del año siguiente, en dicho centro, impartió el taller Cómo se cuenta un cuento.

Conoció a los cineastas Woody Allen (cuyos guiones más admira) y Akira Kurosawa -interesado en llevar a la gran pantalla la historia de El otoño del patriarca-. En 1996 se presentó Edipo Alcalde, adaptación de “Edipo Rey” de Sófocles hecha por García Márquez y Estela Malagón.

Algunas novelas suyas fueron llevadas a la gran pantalla. En 1987 Frances Rosi dirigió “Crónica de una muerte anunciada”, pero fue considerada una floja adaptación. Arturo Ripstein filmó, en 1999, “El coronel no tiene quien le escriba”. En 2006 se rodó “El amor en los tiempos del cólera”, con guión del sudafricano Ron Harwood y bajo la dirección del británico Mike Newell.

También se ha hablado de producir: “Del amor y otros demonios” -a dirigir por la costarricense Hilda Hildalgo-, “Memoria de mis putas tristes” -por el danés Henning Carlsen- y una posible adaptación de “El otoño del patriarca” -por el bosnio Emir Kusturica-.

Un comentario en “Gabriel García Márquez y su amor por el cine”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *